Métodos para el pulido y abrillantado de suelos

abrillantado de suelos

Mantener las superficies que pisamos a diario en perfecto estado de revista es una labor compleja que suele precisar de técnicas profesionales para conseguir los resultados esperados. Como especialistas en el abrillantado de suelos, vamos a dedicar este post a explicar las diferentes técnicas que llevamos a cabo para higienizar estas áreas. Como se trata de espacios que sufren un gran desgaste, es necesario aplicar procedimientos especialmente diseñados para este fin.

El cristalizado es un método muy eficaz, aconsejable cuando las superficies que haya que haya que tratar sean de mármol o terrazo. La principal cualidad que tiene este tratamiento es que logra potenciar el brillo natural del suelo. El cristalizado se realiza mediante rotativas, pads de fibra, decapante, lana de acero y cristalizador. En primer lugar se realiza un proceso de decapado y limpieza utilizando los pads de fibra y el decapante y, a continuación, usando la lana de acero y el cristalizador sobre el pavimento se produce una acción mecánica y química que sella la porosidad y le da brillo.

Es necesario aplicar esta técnica cada ciertos meses, de modo que el suelo esté siempre presentable. Una vez realizado este tratamiento es necesario que los útiles y productos de limpieza sean los adecuados para conseguir mantener el brillo en buen estado a lo largo del tiempo, hasta que sea necesario repetir la operación de cristalizado.

Existen otros procedimientos para dar brillo que pueden llevarse a cabo (diamantado, aplicación de emulsiones, etcétera), pero con los anteriormente señalados se consiguen unos suelos cuidados y relucientes. Si quiere lograr un abrillantado de suelos perfecto, contacte con profesionales, ya que conocen las mejores técnicas y productos. En Limpiezas Alfil podemos ayudarle a conseguir que sus superficies estén impecables. Contacte con nosotros.